RODRIGO MIRANDA: «EL ESQUI NÁUTICO ES MI VIDA»

El portal web de la prestigiosa revista deportiva nacional, Triunfo, publicó esta semana una extensa entrevista al campeón de los Juegos Mundiales de Taiwán 2009, Rodrigo Miranda. Con la mesura y madurez que lo caracterizan, «Toti» repasó los mejores momentos de su triunfo en Asia, así como también habló de sus nuevas metas y del momento que vive el esquí náutico chileno

 

 

Rodrigo Miranda: “El esquí náutico es mi vida”

Por Yanni Eduardo Torres

Fotos: TopComunicaciones

 

El reciente campeón de los Juegos Mundiales en la especialidad Overall recordó para Triunfo sus sensaciones por la victoria conseguida en las aguas del Lotus Pond de Kaohsiung, Taiwán. Además, el deportista que está cerca de cumplir 28 años cree que aún tiene bastante tiempo para seguir consiguiendo nuevos objetivos en el esquí náutico, y asegura que después de su retiro pretende seguir ligado a esta actividad como entrenador.

 

En Chile nadie puede negar que el esquí náutico tiene su sinónimo en ‘Los Miranda’. La familia, encabezada por el progenitor Waldo Miranda, sacó a esta disciplina del anonimato absoluto para transformarla en uno de los pocos deportes que le da satisfacciones constantes al país.

 

Y eso quedó ratificado una vez más el pasado viernes 24 de julio con la medalla de oro ganada en Overall (que reúne las modalidades de slalom, figuras y salto) por Rodrigo Miranda, el segundo del clan, en los Juegos Mundiales de Taiwán, torneo de características similares a los Juegos Olímpicos, pero destinados a disciplinas que no están incluidas en el programa del máximo certamen planetario.

 

Seguramente el ‘Toti’, como lo llaman sus más cercanos, nunca imaginó que esas largas tardes de verano junto a su hermano mayor Francisco Miranda en la Laguna Aculeo, donde descubrieron y empezaron a practicar esta disciplina, iban a ser el comienzo de algo que se trasformaría en el eje de su vida y de toda su familia.

 

Su padre empresario y gran impulsor de esta travesía no dudó en meterse la mano al bolsillo para crear detrás de la casa familiar una laguna artificial de una extensión de 680 metros de largo por 85 metros de ancho en Los Morros, San Bernardo, donde sus retoños pudieran desarrollar sus capacidades y así tener opciones de competir y hacerse de un nombre a nivel internacional. Y la apuesta le funcionó.

 

La casta de campeón de los hermanos, a los que se suman Felipe y Tiare Miranda, quedó de manifiesto cuando Rodrigo Miranda, de 27 años, recibió el llamado de Triunfo en Florida, Estados Unidos, para comentarnos las sensaciones de su último logro.

 

“Estoy súper contento con el resultado. En la clasificatoria había salido primero, y eso me ayudó. El slalom es mi prueba más baja, pero por suerte tuve un buen desempeño en las otras dos especialidades, lo que me permitió ganar”, señaló con parsimonia sobre su cometido en las aguas del Lotus Pond de Kaohsiung, sabiendo que aún tiene bastante tiempo para seguir sorprendiendo.

 

-Me imagino que esta victoria en los Juegos Mundiales de Taiwán la cataloga como el máximo triunfo de su carrera hasta el momento.
-Sí, no hay duda de ello. Está dentro de los resultados más importantes que he tenido, junto a los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007 (en los que obtuvo el bronce en salto). De todas maneras, todos mis logros tienen una connotación importante, ya que reflejan la consecución de un objetivo.

 

CORAJE Y DECISIÓN

No faltan los que cuestionan los éxitos de la familia Miranda debido a que poseen los amplios recursos económicos necesarios para poder desarrollar este deporte, para nada barato. Como dato, sólo los implementos para practicar el esquí náutico bordean el millón de pesos. Y es cierto, no es fácil detectar nuevos talentos para una disciplina de estas características en familias de clase media, y mucho menos en grupos que deben idear día a día cómo ‘parar la olla’.

 

Pero tampoco es menos cierto que no basta con tener el dinero para desarrollar una actividad de la índole que sea. Se necesita coraje, sacrificio y decisión para lograr las metas. Los objetivos obligan al individuo a dejar de lado actividades que para otros son totalmente cotidianas. Y ese es el caso de Rodrigo.

 

“Puede ser que en Chile muchas personas piensen así, que todo ésto es porque gozamos de una laguna propia. Pero la verdad es que los primeros 50 ó 100 del ranking cuentan con características similares a nosotros. No se puede trabajar de otra forma para estar a nivel mundial. Quizás acá, en Florida, hay lagunas naturales cada ciertos kilómetros, que permiten un mayor desarrollo, pero en Chile no existen”, agregó el reciente medallista de oro.

 

Los hermanos Miranda han dado muestras del compromiso que tienen con su padre, por lo que siempre ponen todo su esfuerzo para alcanzar las metas que se fijan. Para ello han dedicado el ciento por ciento de su tiempo a seguir mejorando sus técnicas en el agua, por lo que incluso recurrieron al Athletic Study Center, colegio especial para deportistas, como muestra de sus aspiraciones.

 

Además, pasan cada año de abril a septiembre en Estados Unidos, donde el clima les permite entrenar de mejor manera. Y así también están cerca de las competencias más importantes de este deporte, ya que en Chile no tienen rivales de pesos y a la larga deben medirse entre ellos.

 

“Tenemos la suerte de que somos parejos, y eso nos ayuda a prepararnos. Casi siempre anda toda la familia junta. Ahora no está Francisco por temas de trabajo, pero esta unión nos hace nuestra labor más fácil a todos”, cuenta Rodrigo, quien cumplirá 28 años el próximo 7 de octubre.

 

Por eso su victoria no es menor. Si bien es un triunfo personal que le permite superar su marca anterior en esta competencia, medalla de plata en Alemania 2005, también es un éxito en lo familiar, y le hace recordar sus inicios.

 

“Claro que con la medalla ganada a uno se le vienen a la cabeza los momentos vividos. Pero lo más fuerte son los instantes anteriores a conseguirlo. Ahí recuerdo cuando partimos en ésto con Francisco. El esquí náutico es mi vida y me pone contento todo lo que me está dando”, explicó el deportista nacional.

 

MIRANDA(S), PARA RATO

Rodrigo sabe que su victoria en tierras orientales ya es tema pasado. Y por eso no se tomó respiro, ya que con rapidez comenzó su rutina de entrenamientos de cara al Mundial Específico de Calgary, Canadá, que se desarrollará desde el 3 al 9 de agosto.

 

“Calgary es mi nuevo objetivo, siempre con la intención de seguir obteniendo medallas”, contó Rodrigo, quien se ve lejos de abandonar las aguas,

 

“En el esquí es posible obtener grandes rendimientos hasta los 33 años. Yo quiero seguir hasta los 35 ó 36. Espero poder aguantar”.

 

-¿Cree que a su edad aún se puede seguir esperando mejores resultados para Chile?

-Sí, seguro. Estoy en el quinto puesto del ranking mundial, y me quedan dos años para seguir mejorando mis marcas. Uno se pone metas a largo plazo, y aunque yo partí tarde, a los 19 ó 20 años, me queda un buen tiempo de esquí todavía.

 

-Eso mismo hace que su hermano menor, Felipe, tenga mayor proyección en el esquí que usted y Francisco.

-Sí. La proyección de Felipe es mayor, y espero que eso se ratifique con mi hermana Tiare.

 

-¿Es difícil llevar a cabo esta carrera, sobre todo porque el costo mayoritario proviene del desembolso familiar?

-Lo es, pero ha mejorado bastante en el último tiempo. Chiledeportes y el programa ADO Chile nos están apoyando bastante. Se ha mejorado todo.

 

-¿Le molesta que una victoria como la obtenida en Taiwán no tenga el mismo impacto en Chile que las de otras disciplinas que lucen menos?

-No me molesta, es así. Con el tiempo uno entiende que la gente prefiere el fútbol, porque vende más. Es lógico, vale más un partido del torneo local que una medalla mundial en otra disciplina. Pero cada vez está mejor, pues los medios abren espacios para otros deportes y se está conociendo, por ejemplo, lo que nosotros estamos haciendo.

 

EL FUTURO DEL ESQUÍ

El esquí náutico tiene sus comienzos en 1922, cuando el estadounidense, Ralph Samuelson, en Lake City, Minesota, ideó esta disciplina, aunque con ciertas diferencias respecto de lo que es en la actualidad. Pero en Chile los primeros vestigios datan recién de medio siglo más tarde.

 

Y se tuvo que esperar hasta mediados de la década de los noventa para que tuviera una resonancia internacional bajo el alero, lógicamente, de los Miranda, quienes pretenden que los futuros miembros de esta dinastía continúen con la tradición. Por lo menos esa es la intención de Rodrigo.

 

“Yo quiero que mis hijos sigan lo mismo que yo. No tengas dudas de que cuando cumplan un año de vida van a estar metidos en el agua”, dice el ‘Toti’, quien en nuestro país, a su vez, las oficia de técnico, con la intención de que nazcan nuevas figuras del esquí náutico.

 

«Pretendo estar siempre ligado al deporte, y la única forma de hacerlo es trabajando y estando involucrado en mi disciplina», explica.

 

El apoyo y la voluntad de Waldo y de sus hijos han permitido que esta actividad crezca de manera paulatina y que otras familias (como los Naser, los González y los Ritter) opten por seguir en el esquí náutico.

 

Pero cabe preguntarse qué sucederá cuando los Miranda dejen de ser la piedra ancla de este deporte. ¿Habrá quienes tengan la intención de continuar con el legado? Una pregunta que, por ahora, no tiene respuesta, pese a que el ‘Toti’ tiene confianza.

 

“Es lógico que en su minuto tendremos que soltar las riendas. Pero esta actividad ya está creciendo y por eso hay más familias involucrados para que en el futuro ésto vaya rotando. Lo bueno es que ya se instaló un sistema de entrenamiento bueno, y eso permite crear expectativas”, explicó.

 

-¿Qué es lo más complicado que deben afrontar los jóvenes que desean seguir sus pasos?

-Lo más difícil se da a los 16 años, cuando hay que decidir entre los amigos y las fiestas y el entrenamiento. En ese instante es vital mantenerse muy firme en los sueños que se tienen.

 

-¿También se deben considerar los aspectos económicos?

-Es cierto. Es un deporte caro, y el problema es que te empiezan a apoyar a los 15 años cuando se obtienen resultados, pero es necesario comenzar de muy pequeño.

 

www.triunfo.cl
 

Compartir...Share on FacebookTweet about this on Twitter